La presencia de microorganismos benéficos en el suelo, es sinónimo de vida edáfica. Muchos de ellos trabajan en mutualismo con las plantas, entregando los nutrientes en estado disponible y degradando la materia orgánica. En general, permiten la agregación de partículas del suelo, eliminan productos tóxicos, y defienden a las plantas de ataques de otros organismos patógenos, entre muchos otros beneficios.

Showing 1–6 of 17 results

1 2 3